Miércoles, 04 Febrero 2015 00:00

¿Qué es la cultura de la innovación y cómo podemos construirla?

El siguiente artículo ha sido escrito originalmente para WISE ed.review. Para leer el artículo original en inglés, haga clic aquí.

Lisa-Duty-300x300Dra. Lisa Duty
Socia The Learning Accelerator
EEUU
 

Al igual que muchos educadores y líderes de organizaciones de todo el mundo, mi organización está trabajando duramente para diseñar y poner en práctica nuevos enfoques de la educación que creemos pueden ser más eficaces para los alumnos que los que hay actualmente disponibles. A través de la pura fuerza de voluntad, muchas de estas nuevas ideas tendrán la oportunidad de ser probadas en la práctica y algunas resultarán eficaces.

En el camino, cada una de estas ideas debe pasar por el contexto de una o más organizaciones. Como de receptiva es una organización a nuevos enfoques determinará si van a tener éxito o no y, más importante aún, si las ideas que resultan eficaces tendrán la oportunidad de propagarse a otras partes del sistema. Esto plantea la pregunta: ¿Qué más podemos hacer para ayudar a los líderes en el sector educativo a desarrollar y mantener una cultura de la innovación?

Basándose en la investigación primaria y secundaria y nuestra experiencia en el sector,The Learning Accelerator (El acelerador de aprendizaje), en colaboración con 2Revolutions, publicó recientemente: ¿Es así cómo quieres innovar? Lecciones emergentes y una nueva herramienta para los líderes estatales y territoriales que trabajan para construir una cultura de innovación. La publicación proporciona un contexto de lo que creemos que una cultura de la innovación es y cómo podemos pensar en ello, e identifica los factores que influyen en la cultura de la innovación. También hemos creado una herramienta de auto-evaluación que proporciona a los líderes la oportunidad de hacer un balance de su disposición a innovar y construir una cultura de la innovación a lo largo del tiempo.

Éstos son sólo tres de mis ideas favoritas de la herramienta.

1. Para conseguir algo que quieres, a menudo tienes que renunciar a algo más que (también) quieres. Por ejemplo, si realmente quieres que los directores innoven – para resolver las provocaciones que encaran- tienen que tener poder de decisión para probar cosas nuevas que puedan crear las mejores condiciones para que el aprendizaje  del adulto y del alumno se produzca. Mientras todos los directores estarían comprometidos con la misma misión, cómo cumplirla sería libre de lo que suele ser un exceso de normas centralizadas o de “control”. Las soluciones a los desafíos pueden surgir cuando están libres de distribuir sus recursos a través de múltiples conductores tales como la dotación de personal, el rediseño de los entornos de aprendizaje, acceso a nuevas tecnologías, la contratación de expertos, proporcionando más apoyo para el desarrollo profesional, o cosas que aún no han imaginado en su comunidad. Algunas deficiencias se producirán a medida que cada director gastará tiempo para investigar, negociar y probar las mejores opciones para su escuela, y algunos directores estarán mejor preparados que otros para hacer uso de este espacio para innovar. Tolerar algunas deficiencias- para que los alumnos puedan beneficiarse de nuevas mejores prácticas innovadoras- es un compromiso que debes estar dispuesto a hacer.

2. Es importante abogar por innovaciones específicas y para el medio ambiente que hará que la gente se sienta cómoda probando cosas nuevas. Algunos líderes individuales defienden el papel de la innovación y la asunción de riesgos, pero esto no es siempre un valor organizacional. Las grandes organizaciones públicas o gubernamentales, en particular, a menudo no crean entornos que promueven la toma de riesgos y nuevos enfoques, pero cuando lo hacen, el cielo es el límite. Por ejemplo, un estado o jurisdicción que defiende su creencia en la innovación, podría organizar un concurso y conceder una subvención para una escuela o escuelas que serían las más creativas en repensar la enseñanza y el aprendizaje con la tecnología. La adjudicación de tales subvenciones puede ayudar a crear un entorno que anima a probar cosas nuevas –  y que puede ser el inicio de una ola de curiosidad e innovación en otros lugares.

3. La innovación requiere tiempo dedicado. En la mayoría de las organizaciones, se acuerda poco o nada de tiempo en el calendario para apoyar la innovación o la búsqueda de nuevas ideas. Hay mucho por hacer, el tiempo es oro, y la innovación es más bien considerada un “añadido” o algo reservado para ocasiones especiales. Sin embargo, la innovación requiere una cierta cantidad de tiempo dedicado. Google se sostiene ampliamente como el mejor ejemplo de esto, después de haber instituido diferentes versiones de su “20 por ciento de tiempo” en los últimos años, permitiendo a los empleados dedicar un día de trabajo a la semana a la búsqueda de nuevas ideas – muchas han demostrado su eficacia.

Mientras que el porcentaje de tiempo puede variar, organizaciones como la mía han adoptado políticas que dan al personal tiempo y espacio similar para aprender e innovar. Mi conexión a la Comunidad WISE surgió de mi propio ” 20 por ciento de tiempo ” en el The Learning Accelerator. Mi objetivo: “descubrir cómo puedo aprender de ambos y contribuir a la educación de un millón de personas en todo el mundo.”

Haciendo mis maletas para dirigirme a la Cumbre Mundial de Innovación para la Educaciónen Doha (usando mi dedicado “tiempo a la innovación”), no puedo evitar preguntarme: ¿Cómo encajaría una versión de nuestro Marco y herramienta para la cultura de la innovación en otras culturas, o en países de bajos o medianos ingresos en los que tenemos tanto por aprender de los innovadores? Quizás éstas serán las preguntas que guiarán la próxima fase de mi tiempo dedicado a la innovación.

Read 1518 times Last modified on Jueves, 26 Febrero 2015 13:37